Consejos e ideas para cocinar con el horno

Todos tenemos en nuestras cocinas un utensilio básico como es el horno, pero no siempre le sacamos todo el partido que nos puede dar, quizá por pereza y en muchas más ocasiones por desconocimiento.

¿Tú también piensas que sólo sirve para calentar o para preparaciones complicadisimas y que no es para ti?

consejos-e-ideas-para-cocinar-con-el-horno

Utilizar el horno tiene muchas ventajas a la hora de ponernos “con las manos en la masa”. Con él puedes cocinar de mil formas: asar, cocinar al baño María,  gratinar y, por supuesto, hornear, y además de forma sencillísima.

Siguiendo algunos simples consejos podrás sacarle todo el jugo a tu horno y te aficionarás a cocinar con él mucho más asiduamente.

Si tu horno tiene múltiples opciones de cocinado no es por capricho, sino porque cumplen diferentes funciones relacionadas con el tipo de alimentos que queremos preparar, así que si vas a hacer, por ejemplo un flan al baño María, la mejor opción es la de calor inferior, a unos 150º, es decir, cocinado suave, así cuajará poco a poco y quedará jugoso.

No olvides taparlo durante el cocinado con papel de aluminio para que conserve el calor y se haga por todas partes por igual.

El tiempo de cocción va en relación con el tamaño de, en este caso, nuestro flan; más grande, más tiempo de cocción. Un flan grande para toda la familia puede necesitar una hora aproximadamente.

Si nos quedamos cortos con el tiempo, es posible que también nos quedemos cortos con la cantidad de agua, pero no hay ningún problema en abrir el horno para añadir más agua si así fuera necesario.

Ah, y otro truquito más: trata de poner agua ya caliente en la fuente donde vas a poner el molde con el flan, de esa forma el cocinado comenzará inmediatamente y no tendrás que esperar a que el agua alcance temperatura.