Consejos para cocinar la fruta al horno

Si no hay forma de que tus hijos tomen fruta a la hora del postre, no desesperes, tienes un aliado al que acudir: el horno.

No es lo mismo una manzana crujiente y ácida que una asada, suave y siempre dulce gracias al caramelo natural que crea al soltar toda el agua que tiene dentro.

15-consejos-e-ideas-para-cocinar-con-el-horno

Muchas veces los niños se niegan en redondo a tomar fruta, acostumbrados a las chocolatinas y los postres industriales, tan atractivos a sus paladares y a la vez tan poco aconsejables en edades de crecimiento y en las que una buena alimentación es clave para su desarrollo tanto físico como intelectual.

Comen con los ojos y debemos aprovecharnos de ello para introducir las frutas en su dieta.

El horno sirve más que para asar fruta, también nos permite jugar con las texturas y formas.

¿Qué te parecerían unos chips de manzana o de plátano?

Son tan fáciles de preparar que encantarán a todos. Se pueden hornear sin ningún aditivo o agregar un poquito de azúcar para hacerlos más dulces. Bastará con cortar la fruta lo más fina posible para que adquiera la textura crujiente que buscamos y hacerlo de forma homogénea para que el horno las cocine por igual.

Para acercarlos mucho más a las frutas, lo mejor es que los hagamos partícipes de la preparación, que nos ayuden lavándola, cortándola o seleccionándola, así serán ellos los que decidan qué es lo que más les gusta y le den oportunidad a frutas que no conocían o pensaban que no les gustaban.

Abrir el horno y descubrir el resultado de su trabajo es la mejor de las recompensas… y no sólo para el postre. Pueden llevarse también en el recreo.

Además es una forma estupenda de darle una nueva vida a la fruta cuando tenemos excedente en casa antes de que acabemos tirándola a la basura.